Alcorques    Aparcabicis    Bancos    Bolardos    Calistenia    Ceniceros    Mupis    Fuentes    Jardineras    Marquesinas    Mesas    Papeleras    Vallas

Bolardos seguridad, pilonas urbanas y disuasores de calle

 

Aquí podrás disfrutar de una completa colección de bolardos seguridad, disuasores urbanos y pilonas de calle para mobiliario urbano. Las tenemos en múltiples formas, materiales , acabados y colores. Si son metálicas podemos pintarlas en el color RAL que desees. Si son de granito reconstituido las podemos servir en blanco o gris, pulidas o arenadas. Al igual que si son en mármol reconstituido para las que tienes, además, una mayor variedad de colores.

 

Las pilonas, bolardos y disuasorios que te ofrecemos son de una calidad premium que te podemos garantizar por 5 o más años ante cualquier defecto de fabricación. En el caso de los bolardos de acero, todos van galvanizados en zinc por inmersión de caldo fundido. Además, los pintamos el poliéster electroestático sinterizado al horno. Una total protección antes las más adversas climatologías.

 

Deseamos que disfrutes de nuestra colección de bolardos entre los que hay varios modernos diseños iluminados, siendo uno de ellos, el modelo Sein, con iluminación incorporada. Tienes a tu disposición nuestras fotos de bolardos, si quiere más información de pilona nos la solicitas.

Bolardo seguridad pilona y disuasorio calle

Bolardos de hormigón 

 

Nuestros bolardos de hormigón, son realmente de granito o mármol reconstituido, ofreciendo un aspecto de piedra natural. Para su instalación, si su propio peso no es suficiente, se solidarizan los bolardos con el pavimento mediante varillas de acero empotradas en el hormigón de la base. Como hemos comentado, estos bolardos y pilonas de hormigón pueden ser de color blanco o gris en el caso del granito y de otros colores en el caso de mármol. Los acabados más frecuentes son abujardado, arenado o pulido. Las pilonas pulidas son las que mejor aspecto presentan desde el punto de vista estético pues realzan todos los matices de las gravillas graníticas o de mármol con las que están fabricados. En definitiva, un producto con un aspecto muy alejado del burdo hormigón habitual.

Bolardo hormigon

Bolardos metálicos

 

Los metálicos son los más comunes. Son bolardos económicos y de bajo precio para las versiones básicas. Los bolardos metálicos se instalan mayoritariamente mediante empotrado o atornillado al suelo. En YTER, nuestros bolardos son de alta gama y reinterpretamos el metal como un elemento más formal del bolardo.

 

También podemos hablar de los diferentes bolardos metálicos que existen en el mercado, no es lo mismo un acero al carbono, que un acero inoxidable, que un acero dulce… Cada acero tiene sus propias características que el bolardo hereda. Una pilona de acero es en principio la que más resistencia debe oponer y más seguridad aportar. Por tanto, cuanto más resistente sea el acero, más resistente será el bolardo. Por otro lado, no debemos confundir el acero con la fundición gris. A pesar que estrictamente en ambos casos hablamos de acero, coloquialmente, cuando hablamos de fundición gris nos referimos al común “hierro colado”. Lo bolardos metálicos son los más comunes de todos los bolardos instalados en nuestras ciudades.

Bolardo metalico

Bolardos de seguridad y protección

 

Los bolardos de seguridad, además de impedir el acceso a las aceras, el aparcamiento en zonas prohibidas, etc. son también disuasores. Si son suficientemente resistentes, se utilizan además como elemento de seguridad capaz de detener un camión de gran tonelaje. Cada días más, desde los consistorio, ayuntamientos e instituciones públicas se están elaborando políticas de protección de los viandantes basadas en la instalación de bolardos, pilonas y disuasores. Esta protección también conlleva la ventaja que los vehículos no invaden la calzada peatonal ni tan solo para poder aparcar.

Los bolardos, pilonas y disuasores son la mejor alternativa a la seguridad de los viandantes 

Sí que es cierto que para los vehículos, los bolardos y pilonas suponen una molestia pues, en ocasiones, provocan abolladuras a los conductores más despistados. Sin embargo las ventajas superan con creces esta incomodidad que además no afecta a todos sino tan solo a los conductores. Los bolardos son un elemento cada días más presenta en nuestras ciudades.

Bolardos, pilonas y disuasores

 

Son prácticamente sinónimos y se utilizan indistintamente como elementos de mobiliario urbano. Los bolardos y pilonas son sinónimos sin distinción. En cambio, los disuasores es una definición más amplia. Un disuasor no tienen porque ser un bolardo, puede ser cualquier otro elemento del mobiliario urbano que impida un acceso a un vehículo, camión o similar.

 

Curiosamente, los bolardos están presentes en el mobiliario urbano desde hace algunos cientos de años. Su implementación se inició con objeto de separar las aceras de los calles, pues originalmente no existía una diferencia de niveles de altura entre ambas.

Bolardos pilona disuasores

Bolardos de acero

 

Podemos afirmar con seguridad que un bolardo de acero es actualmente el más común. Este elemento tipo pilona de acero es el más resistente en comparación con todos los otros materiales. El acero al carbono, por su ductilidad y maleabilidad es el material más idóneo si se desea dureza. Eso sí, el acero puede destrozar cualquier vehículo con suma facilidad. Así que cuidado.

Bolardos acero

Bolardos de hierro

 

Los bolardos de hierro son más débiles que lo que aparentan. El hierro, de hecho, es un mineral que debe ser tratado antes de convertirse en algo útil. Los bolardos de hierro generalmente se fabrican mediante fundición gris. Son bolardos quebradizos. Por otro lado, son huecos y permiten grandes volúmenes visuales son exceso de peso. Por otro lado, el hierro tiene una resistencia aceptable a la oxidación en entornos marinos.

Bolardos hierro

Pilonas hormigón

 

Las pilonas de hormigón se fabrican en moldes. En principio, unos moldes de madera o acero tienen la figura en negativo del bolardo. Se cierra el molde y se vierte el hormigón en su interior. Una vez que ha fraguado, podemos desmoldear y aparecerá el bolardo de hormigón. Justo después de la colada, se vibra el molde para eliminar todas las burbujas de aire. Una vez desmoldeado, se repara y enmasillas los pequeños poros. El acabado es arenado, pulido o abujardado.

Bolardo hormigon

Bolardos de diseño

 

El diseño es uno de los pilares del equipamiento urbano. Un bolardo de diseño no escapa a las complacientes miradas de los viandantes y conductores. Es cada día más común aplicar técnicas estéticas y formales de diseño para que los productos sean más agradables al usuario. Desde cualquier perspectiva. El diseño lo está impregnado todo y nos parece estupendo. En YTER apostamos por el desarrollo de bolardos, por su diseño, el medio ambiente y la ecología.

Bolardo diseño

Bolardos urbanos

 

Un bolardo urbano es un bolardo amable. Es un bolardo que aporta urbanismo, sinónimo de civismo. Diametralmente opuesto al típico bolardo distante, amenazante, que pretende ser un obstáculo. En definitiva, los bolardos urbanos velan por tu tranquilidad y protección. Son tus guardianes y gracias a ellos el transporte se vuelve urbano, humano, disciplinado. En YTER, diseñamos los bolardos humanos para proteger a los viandantes antes que amenazar a los vehículos. Pon un bolardo en tu vida…

Bolardo urbano

Bolardos seguridad

 

Un bolardo de seguridad está para protegerte, para cubrirte, para defender tu espacio urbano. Los bolardos aseguran tu perímetro, impiden invadir tu espacio. Los bolardos de seguridad protegen a los viandantes. Para ello es necesario un buen peso y un buen anclaje. Atención con la altura, menos de 1000 mm podrían resultar ineficaces contra camiones especialmente elevados. Los bolardos de seguridad cada día más estarán implementados en nuestras ciudades, avenidas y calles.

Bolardo seguridad

Bolardos grandes

 

Un bolardo grande se instala para defenderte de algo grande y para que ese grande lo vea con facilidad. No vayamos a tener un accidente… Des de un punto de vista urbanista, los bolardos grandes están en desuso. Los paisajistas han concluido que si se necesita de algún obstáculo grande para proteger una zona. Si debe ser muy grande, es mejor substituir el bolardo por otro elemento de mobiliario urbano. En general la alternativa a los bolardos grandes son las jardineras, a ser posible grandes también.

Bolardos grandes

Bolardos altos

 

Los bolardos altos, también llamados pilonas altas, están diseñados para ser vistos con más facilidad. Desde el interior de los vehículos o como viandante despistado. A más altos más fácil identificarlos y no tropezar con ellos o empotrar el coche contra el bolardo. En general, estos bolardos son cilindros de pequeño diámetro. Esto se debe a dos razones, por coste, ya que los tubos de acero son muy económicos y por volumen. Si esto bolardos, además de altos, fueran gruesos, visualmente serían muy aparatosos. La tendencia actual en los proyectos urbanísticos es la de minimizar el mobiliario y la señalética superflua. Un bolardo alto, mejor delgadito.

Bolardos altos

Bolardos con luz

 

Los bolardos con luz o iluminados son actualmente una novedad que ha venido para quedarse. Estas pilonas tienen dos atributos indiscutibles: iluminan el entorno y son fáciles de identificar. Cada día más, los paisajistas diseñan espacios urbanos en donde la iluminación juega un papel estratégico. La iluminación aporta seguridad y, además, si está bien definida, aporta también ilusión y bienestar. Nuestros bolardos con luz utilizan tecnología LED por lo que su mantenimiento es muy reducido en comparación con las tradicionales luminarias de halogenuros metálicos.

 

Disponemos de dos modelos de bolardos con luz. Uno de granito reconstituido de geometría vertical y dos medidas de altura. Otro tipo asiento de acero. Ambos bolardos con luz son de tecnología LED. Lo cierto es que las pilonas iluminadas con luz son estupendas para el diseño paisajista.

 

Este tipo de bolardos con luz también se llaman comúnmente luminaria tipo bolardo. Al final da lo mismo, si nos referimos al bolardo con luz como luminaria o si nos referimos a la luminaria como bolardo. El orden no altera los factures ¿recuerdas?.

Bolardo iluminado LED
Bolardo iluminado asiento

Pilonas pesadas

 

Las pilonas pesadas son la alternativa real a otros elementos de seguridad para evitar la invasión de zonas peatonales. Estos bolardos, por su peso, impiden el acceso de los vehículos a zonas restringidas para los viandantes. Para ello deben ser de un peso considerable y, además, deben estar muy bien anclados al suelo. La mejor manera de fijar las pilonas al piso es mediante varillas de acero corrugadas y empotradas mediante taco químico. Cuanto mayor el diámetro de la varilla y mayor profundidad mejor sujeta estará la pilona pesada.

 

Cada día más, los bolardos pesados se sustituyen por otros elementos más “estéticos y útiles” como pueden ser las jardineras de grandes dimensiones. Es en estos casos cuando podemos aplicar dimensiones mayores que 1 metro cúbico y pesos superiores a las 3 toneladas.

Pilonas pesadas

Bolardos calidad

 

Los bolardos, al igual que todo el mobiliario urbano y el equipamiento urbano en general, deben de ser de calidad. Un bolardo de calidad es un bolardo para toda la vida. La calidad significa básicamente que: sea resistente a la oxidación si está en entornos húmedos o salinos por proximidad a ríos o zonas costeras. Sea resistente a las micciones de los perros. Sea resistente a la sal que se aplica en calles y carreteras en zonas de nieve. Y con una pintura también resistente a los casos anteriores. En definitiva, un bolardo de calidad es una pilona resistente.

Bolardos calidad

Bolardos modernos

 

¿Qué es un bolardo moderno? vamos por partes. Los bolardos son relativamente antiguos si consideramos su historia. Tenemos constancia de la utilización de bolardos ya en la época de los romanos. Su utilidad era separar la acera de la calzada pues ambas estaban al mismo nivel en altura. Eran bolardos de madera. Poco a poco los bolardos se han ido modernizando. En materiales más modernos como el acero y en diseños más actuales. A día de hoy disponemos de bolardos modernos en cualquier material. De hecho, al aglomerado granítico o granito reconstituido es ideal para poder dar forma a cualquier geometría, permitiendo el diseño de modernos bolardos.

Bolardos modernos

Bolardos corten

 

El acero corten es un material ideal para muchos elementos urbanos y los bolardos son uno de ellos. Un bolardo de corten se puede integrar perfectamente en un entorno arquitectónico moderno, de diseño y actual. Disponemos de bolardos en acero corten que además permiten sentarse. Son bolardos asiento. Estos bolardos tienen forma de cubo y por su altura permiten un asiento cómodo. En ocasiones los ayuntamientos prefieren que sea una pintura imitación corten, así conseguimos la misma estética visual pero con un tacto más agradable que el corten original.

Bolardo corten

Bolardos inoxidables

 

Podemos afirmar que el acero inoxidable es un material ideal para un bolardo. Lo es básicamente, desde un punto de vista de fabricación. Con un cilindro ya es suficiente. El acero inoxidable no necesita galvanizarse ni pintarse. Se puede comprar el tubo del bolardo ya pulido del proveedor de acero. De lo contrario, con un simple arenado, el acero inoxidable presenta un aspecto perfecto como bolardo. Está claro que la fabricación de una pilona en acero inoxidable es el proceso de fabricación de bolardos más sencillo.

Bolardo inoxidable

Bolardos arquitectura

 

Está claro que los bolardos se integran en la arquitectura. Por esta razón, hablar de bolardos arquitectónicos es pertinente y necesario. Las pilonas debe integrarse en los entornos urbanos con una lógica arquitectónica, espacial, formal y estética. De lo contrario, los bolardos parecerán elementos añadidos, obstáculos sinsentido, objetos perdidos entre el mobiliario urbano sin lógica alguna. Las pilonas o bolardos, como se prefiera, pertenecen a la arquitectura del lugar, eso significa: integrados en su contexto. Los bolardos son parte de la arquitectura.

Bolardos arquitectonicos

Bolardos galvanizados

 

El galvanizado es el tratamiento mínimo que debe tener un bolardo de acero al carbono. Sólo con el galvanizado, los bolardos son capaces de resistir las mayores pruebas contra la oxidación. Si están en un entorno húmedo, en uno marino, si sufren micciones de perros o si son regados con sal en invierno para evitar formación deshielo, el galvanizado es su piel protectora.

 

En cualquier caso, no es válido cualquier galvanizado para proteger una pilona. Sólo el galvanizado en inmersión de zinc fundido y con grosores mínimos de 80µ o 100µ pueden garantizar estas situaciones. Las pilona galvanizadas pueden o no pintarse posteriormente. En YTER el pintado después del galvanizado de los bolardos es con pintura poliéster electroestático sinterizada al horno. Con la suma de los dos procesos (galvanizado + pintado) podemos garantizar nuestros bolardos más de 25 años.

Bolardos galvanizados

Bolardos de piedra

 

En YTER tenemos bolardos de piedra… artificial. Cuando nos referimos al granito o mármol reconstituido o aglomerado de granito o mármol, nos estamos refiriendo al aspecto de piedra. Nuestros bolardos son repasados uno a uno y sin ningún poro, los arenamos o pulimos hasta que el aspecto es de piedra tallada. De hecho, sólo un profesional del sector es capaz de distinguir un bolardo de piedra natural o artificial.

Bolardo de piedra

Distancia recomendada entre bolardos

 

Sí, es cierto, la distancia recomendad entre bolardos es una de las preguntas más recurrentes en el entorno del diseño urbano. La respuesta es en principio muy sencilla. El inconveniente es que está llena de matices. Para empezar, partiremos de la premisa que los bolardos tienen como objetivo impedir que los vehículos invadan la acera. Así pues, la distancia recomendad entre bolardos es menor que la longitud de un utilitario pequeño.

 

Pero aquí es donde empiezan las dudas, por ejemplo, un Smart ForTwo mide 2,695 cm (2021). ¿Esto significa que los bolardos deben estar a menos de 2,659 m?. Pues depende. Si la acera que queremos proteger es periférica de la ciudad y la guardia urbana no acostumbran a velar por ella, lo más recomendable es que la distancia recomendada entre bolardos sea de 2,5 m. De este modo garantizamos que ningún coche aparque, aunque sea unos minutos sobre la acera.

 

Pero si la acera que queremos privar a los vehículos está concurrida por la guardia urbana y tal vez la grúa, esta distancia puede ser mayor, incluso de 3 m o más. ¿Por qué? muy sencillo, a pesar que un vehículo tiene distancia suficiente para aparcar entre bolardos, no lo hará en el 99,9% de los casos. Las pilonas actúan como elementos disuasorios y recuerdo “evidente” que no está permitido estacionar los vehículos.

 

Pero aquí es donde empiezan las dudas, por ejemplo, un Smart ForTwo mide 2,695 cm (2021)  ¿esto significa que los bolardos deben estar a menos de 2,659 m?. Pues depende. Si la acera que queremos proteger es periférica de la ciudad y la guardia urbana no acostumbran a velar por ella, lo más reomendable es que la distancia recomendada entre bolardos sea de 2,5 m. De este modo garantizamos que ningún coche aparque aunque sea unos minutos sobre la acera. Pero si la acera que queremos privar a los vehículos está concurrida por la gurdia urbana y tal vez la grúa, esta distancia puede ser mayor, incluso de 3 m o más. ¿Por qué? muy sencillo, a pesar que un vehículo tienen distancia suficiente para apracar enter los bolardos, no lo hará en el 99,9% de los casos. Las pilonas actúan como elementos disuasorios y recuerdo “evidente” que no está permitido estacionar los vehículos.

Distancia recomendada entre bolardos